Qué quieres? Qué esperas?

– Qué quieres? Qué esperas? –le preguntó-

–              No sé… ahora mismo nada. –Respondió con un resquicio de voz, dubitativa-

Pero mentía, lo quería todo, quería amor, quería comprensión, pertenecer a ‘algo’, quería ser alguien, hacer algo importante, pequeño tal vez, pero importante; ante la ausencia de todos sus sueños intentaba convencerse a sí misma de no querer ni la vida.

Había dejado de luchar, sin embargo eso tampoco era del todo cierto, de vez en cuando volvía a desenvainar su espada, si bien poco duraba la batalla, sin los resultados deseados la apatía ganaba y ‘la nada’ se instauraba de nuevo como su forma de vida habitual.

–          Has dejado de creer en ti, y has dejado de creer en lo que la vida espera de ti… – musitó la voz

–          – Es cierto, hace tiempo, mucho tiempo ya, que no creo más que en lo que tengo ante mí, y créeme si te digo que no es muy alentador. Creí que si volvía a hacer las cosas bien recuperaría mi vida, mi espació, un trabajo, un amor, pero no ha sido así. Las cosas no me salen bien, qué sentido tiene seguir luchando? Por qué no dejarse llevar…?

–          – Crees realmente que no has conseguido nada? Escucha en tu interior y contéstame honestamente…

–          Por un momento ella bajó la mirada, se quedó en silencio, las lágrimas amenazaban salir. Estaba triste, claro que sí! Sabía perfectamente que no estaba siendo honesta consigo misma, ni respetuosa. Había aprendido tanto que ahora no lograba mentirse, por mucho que lo intentara.

–          – No.

–          Entonces, dime, qué has logrado en este tiempo?

–          – Sin poder remediar el llanto, le dijo: Encontré un amor que había perdido hace mucho tiempo, al que he estado buscando años, un amor muy importante para mí, tanto que sin él no puedo vivir. El amor por mí misma y ahora que lo  tengo, no sé porqué estoy intentando destruirlo otra vez.

Se produjo un largo silencio, ella no se había dando cuenta hasta ese momento de lo que había encontrado en ese tortuoso camino, de repente la vida se teñía de otro color, la perspectiva cambiaba…

   –        Ha sido la lección más importante de tu vida, y la más difícil; ahora debes aprender a conservar ese amor, debes aprender a convivir con él. El resto va ha ser mucho más fácil, has de tener paciencia, has de aceptar las lecciones de la vida y vivirlas como tal, de ellas saldrás fortalecida y tú lo sabes. Has de tener paciencia y fe. Luchar cuando haya que luchar y saber aceptar la derrota con dignidad.

Sara Petrus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: